Cabezas a La Belle Poule

Las cabezas versallescas dieron mucho juego a los tocados, tal vez lo más pintoresco ocurrió cuando el espíritu patriótico invadió Versalles y en la corte de Luis XVI se puso de moda el tocado “A la belle Poule”:

Tocado “A la belle Poule

La razón de esta sinrazón dieciochesca se  debe a lo siguiente: La Belle Poule era un fragata de guerra  francesa construida hacia 1765, que llevó de vuelta a América a Benjamin Frnaklin en 1778. Cuando los soldados ingleses la abordaron para registrarla el capitán francés Charles Bernard de Marigny dijo la siguiente frase “Yo soy la Belle Poule, propiedad del rey de Francia, vengo del mar y voy al mar. Las dependencias del Rey, señor mío, nunca están autorizadas a visitarse”.  Para mí que la frase tenía un sentido muy retórico  y  reflejaba la realidad de la Corte, con muchas "belles poules" al servicio del Rey. Los ingleses se retirararon pero posteriormente, en 1178, la fragata se enfrentaría a la británica Arethusa y este hecho marcó la declaración de guerra de Francia contra Inglaterra y el apoyo de la Independencia de las colonias americanas.

Hay otras estampas igulamente curiosas de este tocado:

Coiffure à Coiffure à la Belle Poule (estampe du XVIIIe, anonyme) Bibliotheque Nationale de France

Le négligé galant ornés de la coéffure à la Belle-Poule : [estampe]

Coiffure de femme : [estampe] : Coiffure à la belle poule

Maria Antonieta tocada "A la Belle Poule"

 

Otro día seguiré con las cabezas del siglo XVIII que soportaron muchas más cosas imaginativas que el puro patriotismo decorativo.

!Au revoir, mes amis!

 

 

 

This entry was posted in El mundo sobre la cabeza. Bookmark the permalink.

One Response to Cabezas a La Belle Poule

  1. Inés says:

    Al margen del patriotismo que una sienta, eso de ponerse fragatas en la cabeza me parece una declaración de intenciones estupenda: "¡Ojo!, ¡imaginación lista para surcar los mares!". Cualquier día me apunto. Aunque me temo que seré la belle poule más modesta que haya existido, ya que no se me ocurre otra manera de seguir esta moda que hacerme el clásico barquito con una hoja de periódico. Con tal de que no sea de la sección de economía, yo creo que puede quedarme una versión "low cost" bastante apañada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *