Vuela, vuela, warbonnet

Vuela, vuela, warbonnet

Los indios de las llanuras  como los sioux (lakotas, dakotas) y los cheyennes  utilizaban los llamados warbonnets (en inglés),  Mámaa’e  (en Cheyenne). En esta imagen, Toro Sentado tiene sobre su cabeza un tocado de plumas que le llega hasta el suelo e incluso arrastra. No mira a nada terrenal, su espiritu está más alla de lo que le rodea, su gesto adusto, su expresión aguileña es mucho más cercana a los dioses que la ingenua pose de Buffalo Bill, cuyo sombrero apenas puede compararse con ese otro tocado. Toro Sentado es casi un dios guerrero

SittingBull&BuffaloBill

Porque los warbonnets eran tocados de guerra a base de plumas. La idea era semejarse al águila, animal mitológico y sagrado que vuela más alto que cualquier otro pájaro y están más cerca de los dioses. Por ello el poder del águila protege al guerrero. Con el águila protectora  y con sus plumas sobre la cabeza el guerrero indio vuela, vuela hasta los espíritus de los dioses, del más allá.

agulila

Volar es importante, desde las alturas se domina la tierra, se observa y se da caza al enemigo, a la presa, se acerca el espíritu al otro mundo, se accede a la sabiduría que permite curar enfermedades, adivinar el futuro, entender lo ininteligible. El águila tiene un papel primordial en la danza del sol, por ejemplo, es el enlace entre el hombre y los espíritus.

Los tocados de plumas eran un gran honor para los guerreros. Cada pluma se podía obtener, por ejemplo,  tras un acto de valor en una batalla. La plumas tenían muescas y decoraciones indicando la razón por las que se había obtenido. Tras haber conseguido diez honores, o diez plumas, los guerreros podían salir a buscar plumas de águila para añadir a su tocado. Pero la caza del águila no siempre estaba permitida, era una animal sagrado y sólo algunas tribus permitían a los guerreros cazar sus propias águilas.

sioux

Los tocados de plumas indicaban igualmente el rango social: a más plumas, más importante se era.

Estos son algunos textos explicativos creados por esa cultura:

“A lo largo de la historia Lakota nuestro parentesco y la relación con el águila, reflejan esencialmente la conexión sobrenatural que es encontrado dentro de “oyasin mitakuye,” (todas mis relaciones). Los Lakota somos los descendientes del águila. Según la leyenda Lakota, el bebé y el águila vez compartieron el mismo nido y el destino”

“Y tú, Toro Bravo, deberás escalar la montaña del trueno y, cuando llegues a la cima, encontrar la más bravía de todas las águilas y, solamente con tus manos y una red, deberás atraparla, sin heridas, y traerla ante mí, viva, el mismo día en que vendrá Nube Alta”

warbonnet

Volar, volarían con sus plumas sobre las cabezas … pero al final los que pisaban más la tierra los recluyeron en “reservas”, algo así como jaulas para pájaros. Extraño mundo en el que los hombres tiene más poder que los espíritus.

This entry was posted in El mundo sobre la cabeza and tagged , . Bookmark the permalink.

One Response to Vuela, vuela, warbonnet

  1. Inés says:

    Me gusta el artículo. Ahora falta enlazar la espiritualidad de Toro Sentado con la carnalidad de Josephine Baker…
    https://encrypted-tbn0.gstatic.com/images?q=tbn:ANd9GcS3VK9xHkd4EMj_oVwIKOQ-5Df3_JfZut-zPt-Exu_cD3JhBxnrLg

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *